FLORES NORTE : UN PEDAZO DE BARRIO DE BUENOS AIRES

A la memoria de Alice Ethel y Carlos Enrique Suárez      

 

Inicio

Flores del barrio

Personajes

Peligros del barrio

Políticas del barrio

Calles del barrio

Noticias del mundo

Contacto

 

Café la Humedad y el barrió que vivió Cacho castaña

 

Cacho Castaña

 

Un vecino dejó el barrio

 

Plantas y flores para principiantes

 

Plantas y flores

 

Noticias del mundo

 

La valuación financiera o valoración de activos la realiza un valuador profesional y es a la vez la ciencia y el arte de estimar el valor de un activo o pasivo (tangibles o intangibles), como por ejemplo empresas, acciones, opciones, patentes, marcas registradas, derechos de autor,
o títulos de deuda de una empresa, hipotecas, préstamos no saldados, respectivamente. ...

 

 Leer más >>>

 

 

 

Luz, sombra y mudanza

Luz, sombra y mudanza    Hoy me duele el alma; esta semana me estuvo doliendo mucho el alma; estos últimos años, esta última vida, ando con el alma en carne viva. No hay forma de explicarselo al médico de la familia, un gran médico, al que no le cabe la famosa frase del doctor español José de Letamendi "El médico que sólo medicina sabe, ni medicina sabe", que mi ignorancia, anterior, no la presente, atribuía a Paracelso.

Borges dice que los argentinos descendemos de los barcos y es cierto. La mitad del país vino de Europa, a completar la otra mitad, y son los inmigrantes de mi historia. Dejamos la vida allá para dejar la vida aquí.

Y hablando de Borges quiero denunciar que faltan palabras. Por ejemplo para decir lo que se siente dentro de la última matrioska interior, por ejemplo para nominar ese sentimiento que privilegia la incertidumbre de la aventura, abandonando la seguridad y cariño de todo lo que nos rodea, como lo artiflorearon, neologísticamente hablando a propósito de que faltan palabras, los inmortales versos de Rosalía de Castro: "dejo todo cuanto quise por un mundo que no ví". ¿ Elegimos nosotros o el destino ? Por ejemplo, cuando sabemos que debemos cuidar la salud y no lo hacemos (ahí falta una palabra también), ese momento existencial de esa decisión, de quiero vivir hoy, no mañana, de me la juego, de no me importa, de "¿ para qué ?, si al final..."

¿ No es la muerte, al fin y al cabo más que nunca, nuestra última emigración visible ? ¿ Qué palabra podríamos inventar para cuando te duele el alma, así como me duele ahora ?

Dios, al permitir la muerte, pero también al permitir la vida, nos hace participar en un desfile interminable de bautizos, bodas y funerales. La magia de los personajes que representamos en este gran teatro de Calderón de la Barca nos hace creer inmortales a los nuestros, y nuestra negación nos hace cerrar los ojos, guardar una esperanza anestésica ante una enfermedad terminal, pensar que los accidentes pasan pero que no le van a pasar a los nuestros, y todas las fórmulas que inventamos para paliar esta ruleta rusa, esta condena a muerte que es la vida (falta una palabra aquí también), un regalo de Dios con fecha de vencimiento, para que surja en nosotros la fe, tan espontáneamente como este juego macabro nos plantea: con las encerronas variopintas de la vida.

La vida nos deja vivir, nos deja jugar y esa magia hace que vivamos, porque ¡si supiéramos!

Pero después la vida nos cobra y la vida nos deja, nos deja "para siempre" separados de nuestros seres queridos, uno por uno, y menor mal si son nuestros padres, si se sigue el orden lógico, porque ¡ si se pierde un hijo !, este obligado juego pierde hasta el sentido de ese orden, como le pasó a Santa María, como le pasó a mi abuela, como le pasó a nuestra vecina cuando el Gaby se mató en la ruta.

Un hombre bueno que quiso ser bueno y por eso fue bueno pasó por esta vida, como pudo, huérfanos como estamos aquí de nuestro Padre, nos cuesta mucho "ser bueno", aunque queramos; y dejó huérfana de él a su hija, que ya era huérfana de su Padre. Lo lloramos esta semana, cuando el correo de Dios llegó con el sobre negro de la muerte. Lo lloramos con el drama y la impotencia de una hemorragia. Porque la que quedó, su hija, es su sangre.

Y como un samurai, katana entre sus manos, vi erguirse mi responsabilidad ante ella, sus fracasos y su soledad, ¡ sin haber podido resolver los míos ! Nacemos solos, vivimos solos, aunque estés en un estadio de fútbol lleno, creéme, estamos solos y morimos solos. Porque nuestra vida es tan única que nadie la entiende ¡ ni siquiera nosotros mismos !

    Como muchos argentinos, hace muchos años, ese hombre (segunda generación de argentinos ) dejó su provincia y su exitoso hogar de laburantes (primera generación de argentinos, hijos de españoles ambos padres) en pos de su aventura porteña; fue a parar a la casa de una tía en Parque Avellaneda. La familia lo siguió un par de años después, malvendiendo una pujante panadería, canjeándola por el sueño quijotesco de la Babel, como tantos argentinos. Quizás un padre severo por un lado y los cantos de sirena del destino por el otro lo hicieron huir de la línea que divide la Pampa con la Patagonia y quizás una madre un poco mucho "mame yiddishe", agarró a su marido he hizo suyo el españolísimo dicho de arrastrar por las narices, derivado de la argolla metálica con la que se maneja de la nariz a un toro, para seguir a su hijo en su aventura, dejando atrás todo lo construido en la aventura anterior, la de los emigrantes españoles, que en su clasemedismo laboral fueron pioneros del éxito: en el pueblo tenían el número de teléfono 11.

Pero el nene, luego de unos años de recorrer "que era aquello de la vida y la aventura", decidió regirse por el mandato bíblico paterno del deber ser y, digno hijo de su cuna rural, empezó a trabajar en la cooperativa agraria y a pensar en sentar cabeza y gozar de las mieles del hogar.

Los padres compraron un departamento de los de antes, amplísimo, en Avenida La Plata y dejaron atrás el oficio industrial molinero, tan argentino como el trigo que hizo famoso a este país como granero del mundo. Regresó el hijo pródigo al hogar y su hermana iba y venía de La Pampa porque no podía desatender hasta el centenar de alumnos que tenía como profesora de música; su instrumento principal era el piano; en esa época en cada hogar argentino con aspiraciones de clase media, había un piano; pero la hermana también tocaba la guitarra, cantaba y estudiaba teatro. Una vez tuve la oportunidad de escucharla, ya mayor, en esa edad cuando los cantantes que no se retiran dan lástima, o que tuvieron sus tiempos de gloria y transmiten nostalgia más que arte. Pero a pesar de la vida, cantó fenomenalmente con su registro altísimo, tanto que cantaba exactamente igual que Ginamaría Hidalgo, con el mismo tono, color de voz, calidad y volumen, pero ¡ con el doble de edad que cuando la estrella estaba en su plenitud !

Si así cantaba frisando los 80 ¡ cómo cantaría en su juventud  !, esa muestra gratis con la que Dios nos engaña para que ejerzamos la vida.

Mientras tanto, en el barrio, en la calle Figueroa, otra familia más española, más pobre y más desafortunada, se defendía con el rubro servicios y criaban una hija que se sentaba en el colegio Zubiría en el mismo banco con Adriana Aisemberg, y en el mismo grado estaba su amiga de toda la vida, una gringa rubia de ojos celestes, hija de nacionalidad mentirosa en el teatro de la vida, ya que era tan del norte de Italia que su "physique du rol" era el de una alemana, como mi abuela, inmigrante de una región próxima.

En una oportunidad los hijos de un lejano pariente español, toda una familia de músicos, vinieron a tocar a la Argentina y él me contó una teoría que comparto cada vez más, a medida que pasan los años: me decía el compositor y violinista que tocó en la Manzana de las Luces, que los gallegos descendían, no de los barcos sino de los judíos. Es legendaria hasta el día de hoy la madre de la niña de calle Figueroa, la gallega, por regatear en cada negocio en que compraba, tradición que no tan pintorescamente siguió su hija ( quién tranquilamente podría haber hecho "El violinista en el tejado" con su compañerita de banco ), a lo cual, si le sumamos el personaje Manolito de Joaquín Salvador Lavado Tejón (más conocido como Quino), tenemos el cuadro perfecto que avala la teoría del músico clásico, cuyo padre es célebre en Europa.

La hermana del personaje en cuestión se puso de novia con "el pelado", uno de sus compañeros de teatro, que era hermano de una amiga de nuestra protagonista, pero el destino, que tiene nombre masculino pero es caprichoso como una niña burguesa, no tenía planes de casamiento para estos novios, sino para otros que todavía no lo eran. Un día hubo un cumpleaños, de los que no faltan mientras de vueltas el reloj, y concurrieron por una parte la novia del pelado y por otro la amiga de la hermana de este famoso calvo, que resultó ser el catalizador de la reacción química del destino. A la intersección espacio temporal destinataria acudieron entonces el novio, con la novia y toda su familia, salvo el padre, que como era muy buscavidas, ya era viajante de comercio y recorría toda la Argentina (y hasta Chile, desde Salta hasta Punta Arenas) representando a SIAM, y por otro lado la amiga de la hermana del "pelado". Y allí se conocieron los que luego se acercarían, y a diferencia de los otros, sí se casarían. Pues a pesar de que el viajante les había comprado una casa en Morón, los compañeros de teatro se pelearon, se vendió la propiedad y se compró en cuotas con el esfuerzo mancomunado de las dos familias un departamento chico, acá en el barrio, a pocas cuadras de la calle Figueroa, la que empezó la historia.

Con su apariencia de Leopoldo Torre Nilsson, más que nada por los anteojos, casó nuestro amigo con la protagonista de la calle Figueroa, en la Iglesia de la Asunción de la Santísima Virgen María, en Gaona y Gavilán, siempre en el mismo barrio de la novia, mientras en la ceremonia, la voz celestial de la rubia de ojos celestes, la profesora de música, la novia trunca, cantaba el Ave María para el hermano y su elegida; tenía ella el corazón agrandado, pero no era una patología. ¿Cómo sonaría un medio siglo antes la voz de mi Ginamaría Hidalgo en la iglesia ? Imagino que como un ángel.

Dios dio entonces uno de sus pasos de gigante con el pie derecho ese día de 1962 en la Iglesia que homenajea la ascensión a los Cielos de su Madre, el día que se casaba la madre de la coprotagonista final de esta historia, y el Padre de Todos volvería a poner el otro pie histórico en la Parroquia casi 54 años después, ya veremos como.

Tuvieron su humilde hogar conyugal, con la cabeza gacha ante los demás, pero con la cabeza alta de la alegría cotidiana de la vida. A los meses ¿ no va que se muda la amiga rubia de la escuela al mismo edificio ? Más causal qué casual pensaría, ya que ¿ cuántos edificios para los recién casados se construían en esos años ? Con mucho esfuerzo, muchas cuotas y los aportes de la familia grande (porque en esos años una familia se extendía una o dos generaciones), lograron pagar el departamento de la calle transversal. A la vuelta, sobre la casi avenida. La rubia tuvo dos hijos, que tengo entendido dormían en cama marinera, en el living de los modestos departamentos, y nuestros protagonistas tuvieron una hija que dormía del mismo modo. Con el tiempo morirían los gallegos y tanos y heredarían sus propiedades y se acomodarían mejor. La frente empezó a estar más alta en el barrio, aunque puertas adentro la vida hacía bajar la cabeza ante las desgracias, los problemas y un país que temblaba en réplicas de un gran terremoto político, como si un invasor invisible, hecho de tiempo, entrara en nuestro mundo, en nuestros país y en nuestras casas; una presencia negra, la "negra sombra" que cantaba Rosalía De Castro.

Ya no había señoritas que tocaran el piano para dar lustre a la clase media argentina. Al verbo ser lo reemplazó el verbo tener. Ya no se escuchaban las notas de las teclas que venían "Desde el alma" en las casas sino comentarios periodísticos de "la situación". Poco a poco la negra sombra se fue apoderando de la sociedad argentina y la corrupción, la delincuencia, la droga, el robo, los problemas, se fueron metiendo arriba y abajo, Discepolín pasó a ser profeta, la gente dejó de ir a la iglesia para ir al shopping y dejó de hablar de moral para hablar inglés. Lentamente la negra sombra llegó a las casas, la mitad de los matrimonios se separó, los hijos dejaron la alegría de jugar a la pelota en la calle por ser alegres en inglés y en vez de conocer a Francisco conocieron a paco: cerrando un círculo, desde la profesión "más vieja del mundo", hasta la última, la de motochorro, esos centauros del demonio que le vendieron su alma por la vida fácil.

La negra sombra se esparcía destruyendo personas, familias, instituciones, al país y al mundo todo. Las muertes se fueron sucediendo, la negra sombra se cobró el suicidio de una niña, la muerte de una de mis madres ( todos tenemos en el cielo un Padre y una Madre ) y tropezando en la oscuridad de la sombra, la profesora de música. Mi padre, que ya también había tropezado en la oscuridad el siglo pasado, repetía el título del libro de Alejandro Casona, que siempre yo había querido leer, "Los árboles mueren de pie" y en esos días de congoja por la muerte de la música, que con mi amor caminábamos el barrio en decenas de cuadras, en todas direcciones, ¿ no va que encontramos en Juan Bautista Justo ese libro tirado en la calle, intacto ?  Y ese día ¡ era el cumpleaños de la solterona ! ¿ Era de mi padre el regalo o era ella que me decía que había muerto de pie ? ¿ O de los dos, ya presentados en el Cielo ?

Pero las coincidencias muy lejos están de terminar allí. Con mi amor, nos dio la locura de hacerle caso a un vecino del barrio, claro que de otro tiempo, pero ¿ qué es el tiempo si es cierto que tenemos prometida la vida eterna ? ¿ No está Leopoldo Marechal y Roberto Arlt en la escuela Peña o en su casa del filátropo Méndez De Andés, asturiano como Casona ? ¿ No está Alfonsina Storni cantándole a la Virgen María aunque nadie recuerde ese poema ? ¿ No está el gran católico Alfredo Bufano poblando con su espíritu nuestras calles, aquel que mandó Dios a dejar su único par de huellas en mi playa de náufrago, en los días de la muerte de una de mis madres ? Pero no son ellos, sino Baldomero Fernández Moreno el que nos ocupa, al que contrariamos intentado 70 clases de flores y ningún balcón. Y uno de estos intentos es la Pandorea, la flor de Pandora, con su esperanza en el fondo de la caja y su negra sombra suelta por el mundo. La pobre planta vino a nuestro mundo en un envase no mayor que un bidón, y atrapada en esa lámpara desató su genio en una maceta inmensa para una terraza, locos como estamos, por consejo de Baldomero. Calculo que es por eso que se le ocurrió florecer en pleno invierno, ¡ en el cumpleaños de mi amiga la musiquera ! ¿ Creés que se acabó la magia ? En éste verano volvió a florecer con dos trompetas rosada ¡ en el día de mi cumpleaños ! Fiel a mi espiritualidad comunicativa, como otrora había asignado al lucero vespertino, Venus la diosa del amor, a mi madre, y un vecino llegó a mirarme extrañado a lo lejos, pensado si no lo estaría saludando, cuando dirigía el vaivén de mi mano a la estrella diurna, loco como estoy, digo, de hablarle a las plantas asignándole a cada una un ser querido, le hablé mentalmente a la Pandorea y le dije que a un hombre no se le regalan flores. Pensé, creí, quise querer, quiero querer, o es así por que lo quiero, que eran mis difuntos padres terrenales. Con la nueva muerte de estos días recién me di cuenta que había florecido en sendos cumpleaños y me pregunto si no será la musiquera, a la que saludo todos los días, como a todos los míos, la que me regaló el libro y as flores. Sea como sea, te quiero mucho, los quiero mucho a todos,

Y a propósito de la muerte de nuestros días, de este estío lleno de lágrimas como Ríos de luna, uno siempre espera inconcientemente un milagro, que la luz de Dios borre la negra sombra. Pero todo llega, hasta el fin de los problemas en esta vida. Y recibimos el sobre negro de Dios. Hace unos días que una bufanda negra forma un lazo en el balcón y flamea sus flecos al viento.

Al domingo siguiente, la viuda protagonista de esta historia, con su hija huérfana, fueron a misa. Como muchas personas de su edad, estas señora asiste cada tanto y no puede toparse con una iglesia sin entrar. La hija, por consejo de este pecador irredento que sufrió acepción de persona por la negra sombra, volvió a asistir premonitoriamente desde hace un tiempo.

Faltaban pocos minutos para iniciar la ceremonia y circunstancialmente se encuentran con una señora con la que se reencontraron, casualmente o no, hacía un tiempo. Ella, enterada de la noticia y teniendo influencia en el templo, corrió a anotar el nombre del difunto en la lista de pedidos de ese domingo.

Ese día, esa misa, ese domingo, ese cura, anunció una sorpresa pasada la ceremonia, e invitó a cerrar los ojos a la concurrencia. Una mujer que estudia canto lírico y que en estos días, partía a Estados Unidos para perfeccionarse, cantó como hacía 54 años, el Ave María, con voz de ángel, como lo había hecho la hermana del difunto. Dios puso el otro pie, el izquierdo, entre las lágrimas incontenibles de madre e hija.

Los guerreros celtas, como los primeros cristianos, no creían en la muerte y eso los hacía formidables guerreros en sus dos formas. Yo, como hijo de ambos, tampoco creo en la muerte y veo la vida en cada flor, en cada cosa que me rodea, en cada pelea contra la negra sombra.

Espero que allá arriba puedan leernos. Como se leen dos amantes incomunicados por la distancia cuando uno al mismo tiempo está pensando en el otro.

Un vecino nos dejó. Un vecino de Flores nos dejó el barrio, y yo quería, con esta torpes palabras, acercarle el barrio con todos sus seres queridos y vecinos, a su nuevo barrio, en el Cielo, donde si Dios quiere, viviremos todos, esta vez sin negras sombras.

Post Scriptum:

Supimos posteriormente que los antiguos compañeros de trabajo por más de medio siglo en la Asociación de Cooperativas Argentinas, enterados de la noticia, guardaron espontáneamente y sin obligación alguna, un minuto de silencio en el Mercado a Término de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.

 

 

 

 

¡ Ley anti sectas ya !

Página web Argentina Posicionamiento SEO DIseño web  Responsive Web Design

Otros trabajos: Antenista Valencia Cobranzas Valuaciones Ropa laboral industrial Peritaje médico Seto artificial